Hasta ahora, en la reflexoterapia podal, cuando realizaba un diagnóstico en forma de transformaciones de la piel, reacciones vegetativas o sensibilidades al dolor, sabía qué órgano se escondía detrás de los síntomas, pero en cambio no sabía qué le ocurría concretamente a dicho órgano.La nueva ayuda al diagnóstico: Ahora puedo introducir los resultados en el módulo de zonas reflejas de los pies de mi aparato QUANTEC y, seguidamente, escanear a mis pacientes con el mismo aparato. De este modo veo con detalle las causas y, en el mismo paso, se me ofrece también una propuesta para una terapia óptima. Dicha terapia no sólo consiste en medicamentos, sino que también esclarece el trasfondo psicosomático de la enfermedad que ha provocado los síntomas en la zona refleja correspondiente. La nueva terapia: En mi consulta, evidentemente, la terapia sigue consistiendo en reflexoterapia podal, siempre que sea posible cuando las distancias son cortas.  En los casos en los que no es así, con la ayuda de mi QUANTEC elaboro ungüentos que los pacientes deben frotarse en las zonas adecuadas o bien realizo tratamientos  a distancia con QUANTEC.